//
you're reading...
España

Economía sumergida

Una vez más andamos a vueltas con el asunto de la economía sumergida en España, un tema que “per se” está sujeto a todo tipo de opiniones e interpretaciones, dado que no se dispone de datos oficiales al respecto. Existen varios análisis que tratan de calcular cuál es su volumen. Entre ellos, la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) recurre a indicadores sobre el consumo de energía, el uso de capitales y el conocido como MIMIC (Multiple Indicator and Multiple Causes) para llegar a la misma conclusión: la economía sumergida en España representa hasta el 23,7% del PIB entre 2005 y 2008 según las proyecciones más altas recogidas en el informe.

Dicho estudio además constata el fuerte crecimiento de la economía sumergida, que ha pasado de un 12,5% del PIB en 1985, a superar el 20% a partir del 2000 al calor del fuerte crecimiento de la economía española vinculado al boom inmobiliario. Este análisis lleva a sus autores a afirmar que “economía sumergida y bonanza económica son perfectamente compatibles”. Además, en los últimos 30 años, si la economía oficial se ha duplicado, la economía sumergida se ha cuadruplicado.

Así las cosas, según las estimaciones más a la baja, el Estado dejó de ingresar anualmente unos 30.000 millones de euros en la pasada década, un 5.6 % del PIB: casi idéntico al porcentaje de déficit con el que se espera cerrar 2011. En época de ajustes se intenta justificar diciendo que muchos negocios no podrían subsistir en la economía oficial por la alta presión fiscal a que se ven sometidos. Pero su competencia está en la misma situación, lo que conduce a una situación sangrante: los que pagan impuestos tienen que pagar los suyos y los de sus desleales competidores.

La solución de este problema no debe ser fácil, pero si miramos las estimaciones del volumen de la economía sumergida en diversos países no nos llevamos ninguna sorpresa: 27 % en Grecia, 20 % en España, 12% en Francia, 11% en Reino Unido y 8% en Estados Unidos. Se detecta cierta relación entre presión fiscal y economía sumergida, algo a lo que apunta la lógica “¿que cuánto tengo que pagar para legalizar mi negocio? No, no, me quedo como estoy”.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: