//
you're reading...
España, Personalidades

Fútbol, también en verano

Hoy en la paz del verano, ya lejano el ruido de sables de hace unos meses, me gustaría hablar de Guardiola para ensalzar algunas de sus virtudes. Advierto que no voy a hablar de tácticas, técnicas ni valores futbolísticos. Me interesan más otras cuestiones de su biografía, que lo han convertido con apenas 40 años en uno de los entrenadores españoles de club más laureados de la historia. Supongo que algunos lectores no habrán llegado hasta aquí, que les habrá bastado la primera frase para que les salten las alarmas pero bueno, es algo normal cuando se habla de los protagonistas de los duelos Madrid – Barça.

Cuando aún jugaba en el Barcelona, llegó a convertirse en una especie de símbolo del barcelonismo. Al ver que su tiempo como jugador estaba pasando, anticipó su salida del equipo a que la grada lo silbara o el entrenador tuviera que armarse de valor para dejar en el banquillo a un símbolo. Se marchó a jugar a Italia, y luego, a Qatar.

Tras hacer el curso de entrenador, aceptó la propuesta de entrenar al filial recién descendido a Tercera División. Sus amigos de la profesión le aconsejaron que no aceptara el encargo, que la tercera división no tenía nada que ver con el fútbol que él conocía. Pero Guardiola aceptó. La oferta de hacerse cargo del equipo en tercera le enfrentaba a una decisión difícil, pero él siempre tuvo claro que la vida consiste en el atrevimiento para equivocarse. A ser posible, equivocarte con errores propios y no ajenos.

Cuando dejó el Barcelona, jugó en el Brescia y La Roma italianos, y en Qatar. Sabía que tan solo conocer la disciplina de un equipo termina por ser una enorme limitación. Además buscó el contacto con numerosos entrenadores, nacionales y extranjeros, para que le contaran su visión del fútbol.

Supongo que no le gustaría este post: siempre huye de los artículos elogiosos. Sabe que, a menudo, quienes elogian afilan las cuchillas para cuando toquen a degüello. Los resultados del club desde que se ha hecho cargo del puesto de entrenador son incuestionables. Se habla incluso del “método Guardiola” como algo extrapolable a la mejora de las personas en el ámbito empresarial y los valores que habitualmente se relacionan con su buen hacer son clásicos: sentido común, esfuerzo, autoexigencia, humildad y espíritu de equipo. En resumen, otra figura del panorama deportivo español de la que se puede aprender, y mucho.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: