//
you're reading...
autogestión, Deportes, España

Las derrotas en copa

¿Es de idealistas pensar que las aficiones del Barça y el Espanyol, del Chelsea y el Arsenal, de la Roma y la Lazio o, del Inter y el Milán o, de la Juve y el Torino, Real Madrid y Atlético, Sevilla y Betis, puedan lo que se dice llevarse bien? La respuesta prudente sería, depende.

Generalizar nunca es bueno y menos cuando estamos hablando de sentimientos. La premisa es clara. Defender unos colores es un sentimiento, tanto como lo es defender una bandera. Nos identificamos, también en cuanto que nos diferenciamos de otro. Uno es de algo, también porque no es de otra cosa. La pregunta es ¿tener sentimientos supuestamente encontrados u opuestos es contradictorio? ¿O más bien la premisa de la que parto condiciona todo mi actuar? Cabe preguntarse ¿Es el sentimiento de odio hacia el rival un sentimiento adecuado? ¿O algo impuesto por la circunstancia y por tanto artificial?

Si fuéramos coherentes con que “a mi me gusta el buen fútbol” cualquiera que se precie debería ver los partidos del Barça, aun por muy Madridista o Españolista que se sintiera. O si uno quiere ser coherente con sus sentimientos de País, si es un catalán con sentimiento español, tiene, a mi modo de ver, que apoyar al Real Madrid en la final de Champions si es que no juega contra su propio equipo. Otra cosa es que un catalán o un andaluz no se sienta español, entonces nunca podría apoyar al Real Madrid, a menos que no fuera esquizofrénico.

¿Es posible hermanar a dos aficiones? Depende de para que. Está claro que somos humanos y que dos ejemplos claros de hace escasos años han unido en la tristeza lo que no es racionalmente unible. Una vez más, los sentimientos.

Para ser justos, cabe recordar que muchos de los cánticos del aficionado blanquiazul, son en forma de sano desprecio al rival eterno. “Es azulgrana el que no baile…”, “Barcelona sólo Blanquiazul…”, sin embargo, muchos otros no son tan sanos. Hay quienes podrían acercarse a la línea que separa la diversión del desprecio, la cual – si se tuviera la oportunidad de asistir a un partido del Español en las gradas ultra sur de Sarrià, o la de Montjuic, o ahora La Curva de Cornellà el Prat – se hace fatalmente delgada. No sería el primero ni último culé que asiste.

Ayer el Real Club Deportivo Español de Barcelona no tuvo la fortuna consigo y fue eliminado por un club de menor entidad. Enhorabuena por Miranda del Ebro. Huelga decir que infinitos pitos por las calles de Barcelona y comentarios en las redes sociales avalan la derrota con la triste alegría del condescendiente. Opinar es sano y expresión de libertad, sí: Pues es una pena y de cateto supino alegrarse de la derrota ajena, tanto si eres perico como culé. Enhorabuena por Miranda del Ebro. Suerte hoy en el Camp Nou y que gane el mejor. Muy probablemente, el Barça.

About these ads

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: